Regístrate ahora

y te regalamos este libro


Ser más grande que mis miedos

Estrenamos un  nuevo año y parece casi obligatorio sacudirnos las cargas  acumuladas a lo largo del año previo e ilusionarnos  y llenarnos de fuerza para  cambiar todo aquello que no nos gusta y queremos mejorar. Nos ponemos manos a la obra, y  elaboramos la lista de los nuevos deseos y expectativas que nos arroparán en este nuevo trocito de vida, encasillado bajo cuatro números, que tenemos por delante.

Sin embargo,  yo este año he decidido recopilar MIEDOS; los miedos que se pasean  cómodamente por mi cabeza, por mi estómago por mi garganta, arriba y abajo, arriba y abajo …miedos de todo tipo, nuevos, viejos, miedos suaves, punzantes, angustiosos, miedos pasajeros, miedos crónicos…miedos y más miedos..

Hace poco, disfrutando de una buena conversación con un amigo, experto en temas de psicología, me comentaba  que es un error hablar de “eliminar” y “cambiar” cosas que son parte de nosotros. De hecho -remarcaba- son dos verbos que no deberían formar parte de nuestro vocabulario, porque al final se trata de aceptar que somos luces y sombras, que hay cosas buenas y menos buenas en nuestro carácter, en nuestra manera de sentir, de relacionarnos con los demás, de comportarnos con nuestra familia, con nuestros hijos y por supuesto con nosotros mismos.

A veces, obsesivamente, entro en ese círculo de preguntar y volver a preguntar sobre la respuesta obtenida,  mientras  voy bajando las escaleras de la razón intentando llegar al origen de todo lo que me ocurre. Y la mayoría de las veces comprendo que esas ganas ansiosas de cambiar proceden de algo tan fácil y a la vez tan difícil de identificar como es  un “Miedo”.

En esta reflexión un poco mística en la que me estoy metiendo, siento que la salida está en aceptar ese miedo, darle forma y sentarlo a mi lado, e incluso tratarlo bien y quererlo un poco…-Susana estresada, Susana afectada por un comentario, Susana preocupada por un tema de trabajo…Susana nerviosa, Susana angustiada…- todas son partes de mí, y moldean  lo que soy y  lo que transmito.  Por eso, mi reto es aprender a  aceptarme con benevolencia, y conseguir  que todos esos “yos”, que me gustan menos, no eclipsen mi cara más luminosa.

En definitiva, la lista de mis buenos propósitos de este año se ha reducido a uno, SER MAS GRANDE QUE MIS MIEDOS y vivir desde la libertad  y la valentía.

0 Comentarios

Contesta

CONTACTO

Si tienes cualquier sugerencia que hacernos o alguna pregunta sobre el funcionamiento de la página, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Enviando

Copyright © 2016 Woman's Soul | Website Created by El Petit Kraken

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account