Regístrate ahora

y te regalamos este libro


Ama

barriga

Para mi la maternidad era algo redondo, muy redondo. Como una naranja.  Y todo empezó así , con una naranja. Una foto de mi barriga en la que parecía una naranja (aunque no todo el mundo era capaz de entender la foto) y aun ¡ni estaba embarazada! . Pero, sin duda era un presagio. Una señal, como diría yo.

Yo no quería estar gorda, ni delgada , musculosa , ni tener un cuerpo de gimnasio. Yo solo quería estar redonda . Ver mi barriga como una gran naranja, y desde muy joven. Lo confieso ; alguna vez me he metido un cojín debajo de la  camiseta  y me he mirado en el espejo del hall de mi casa.

Dicen que hay una aldea en África, en la que el nacimiento del hijo no se considera el día en que la madre da a luz, sino el día en el que ese hijo es pensado por su madre. Mi hijo nació en mi, antes de nacer de mí. Antes de salir de mi cuerpo, ya había nacido. Estaba dentro de mi , antes de ser fecundado. Estaba en mis sueños . Igual que yo estaba en mi madre antes de nacer , aunque nunca me tuviera en su barriga. A mi madre, ni le creció la tripa ni se puso gorda. Sin embargo ,es la madre mas madre que conozco. Yo no nací de su cuerpo, nací del amor y la espera.  

Quizás por eso o por lo que fuera , siempre me han alucinado las barrigas de embarazada.  Y no puedo resistirme a tocarlas. Y si, soñaba con verme así algún día. Pero también tenia mucho miedo de que no ocurriera , que me pasara como a mi madre.

Y yo necesitaba la maternidad. Si, y no solo porque fuera mi sueño y casi hasta mi obsesión. Sino porque arrastro una historia , por la que la maternidad para mí era vital, para cortar mi propio cordón umbilical. Para matar a la niña y hacer pasar por encima a la mujer.

La maternidad para mi era pues, una necesidad vital. Tan vital como el amor ; que amo o muero. Pues  era madre, o dejaba de existir. Porque creo que hay gente que venimos con una misión a este mundo y la mía era; la de ser madre.

Aunque llegara de forma accidental, sin buscarlo y sin esperarlo. Como llegan las cosas buenas de la vida, las que merecen la pena. En el peor momento de  mi vida. Cuando había dejado de creer en todo lo que era eterno. Cuando estaba mas cerca de la muerte, que de la vida. Cuando creía estar viviendo los últimos días de mi hermana. Con las veces que ella me había pedido un sobrino, es lo único que quería. Y su casi muerte me me sirvió para eso. Pensé : si ella puede luchar¿ yo?  ¡Que estoy viva joder !

Fue gracioso, dentro de lo que cabe. Porque el día que me dijeron que estaba embarazada, aunque ahora me ria, iba a colocarme el DIU. Claro, supuestamente ese día debía tener la regla. Me tocaba el día 2 o 3 y esto fue un 4 de septiembre. No me había bajado, pero aún así, fui a mi cita en planificación familiar, sin la regla. Repitiéndome a mi misma cual mantra:es psicológico, no es la primera vez que me pasa, me va a bajar. Solo llevo un retraso de dos días, son los nervios. Todo va bien, me va a bajar.

Día 9 de septiembre.

– Estas con la regla, claro.

– Puesno .

¿Tienes un retraso?

– No, no. Me bajará hoy o mañana, seguro.

– Bueno por si acaso, ¿hacemos una prueba?

– Ba, no creo que haga falta.

-¿Estas segura? ¿no hay ninguna probabilidad de embarazo?

– No, buenoninguna ningunauna pequeñísima.

La ginecóloga insiste “¿Bueno, hacemos la prueba y salimos de dudas ?

No os puedo describir mi cara cuando pronunció la palabra: Positivo. Que en otra ocasión tanto hubiera querido escuchar, pero no esta vez . Debí de quedarme en shock, porque tarde unos cuantos minutos en despegar mi culo de la camilla .

La ginecóloga me preguntó si quería llevarme el test de recuerdo. Le contesté: Vale. Y me fui. Salí de la consulta tal y como llegué; sin DIU. Pero con un principio de historia que crecía dentro .

A veces todo es perfecto, lo tienes todo, es el momento, perono funciona, por lo que sea. Otras veces no tienes nada, parece imposible y la cosa sale bien. Quien sabe,  a veces pasa.Me agarré desesperada a ese último mensaje de mi ginecóloga  y la cabeza me lo recordaba cada vez que le preguntaba “¿qué hago? ¿qué hago?.

Más de una vez había sido perfecto, o lo había tenia todo y nada funcionó. Ahora que todo era imposible ¿por qué no iba a funcionar? Si a mi me pasan cosas rarísimas. Si según mi madre, todo lo hacía al revés. Si siempre había empezado la casa por el tejado. Si dicen que las historias raras a veces son las mejores.

El embarazo es un viaje. Un viaje al crecimiento, no solo el de tu hijo, sino al tuyo propio. Yo crecí junto a él .  Su nacimiento fue mi renacimiento.  En el momento en el que cortaban su cordón umbilical mientras lo tenía sobre mi pecho, cortaron de alguna manera mi propio cordón . Por fin pude matar a la niña . Y por fin encontré lo que tanto había buscado, en hombres equivocados; un amor eterno.

© copyright

1 Comentario
  1. Hermoso, yo personalmente el dia que supe de mi primer embarazo, supe que dejaba de ser "yo" y solo yo…nunca mas pensas solamente en vos…y creo que desde algun lugar es el renacimiento de mi niña interior tambien

Contesta

CONTACTO

Si tienes cualquier sugerencia que hacernos o alguna pregunta sobre el funcionamiento de la página, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Enviando

Copyright © 2016 Woman's Soul | Website Created by El Petit Kraken

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account