Regístrate ahora

y te regalamos este libro


las 7 peores equivocaciones que cometer puedes en tu vida

Ya no tengo el alma en pena POR WEB

LAS 7 peores EQUIVOCACIONES

  • NO CREER EN TI LO SUFICIENTE.

Eres suficientemente mayor para pensar y opinar lo qué te dé la gana acerca de ti. Tienes derecho a creer en ti, al igual que tienes la responsabilidad (mostrar el amor que sientes por ti al responder de ti y por ti, cuidar de ti, liderar tu vida tomando tus decisiones y asumiendo los resultados) de ocuparte de ello, y defenderlo ante quien sea. No seas codependiente de la opinión de los demás.

  • PERMITIRLE A LOS DEMÁS QUE TE DIGAN CÓMO DEBES HACER, SER, PENSAR, SENTIR.

Lo peor de todo, ¡es hacerles caso! No lograrás jamás sentirte bien contigo, si te pasas la vida tratando de complacer a los demás. Apuesta por ser tu mejor mentor. Acepta el riesgo de tomar decisiones: no dejes en manos de nadie el cómo quieres ser y mostrárselo al mundo.

  • IMITAR A ALGUIEN EN VEZ DE SER ORIGINAL.

Fingir, disimular tu talento o tú inteligencia no le facilitarán la vida a nadie ni se la mejorarán. Empero, tú te machacarás y destrozarás tu self-worth hasta convencerte de que eres vulgar, del montón y sin talento alguno. En lugar de esconder y tapar bien tapadita tu originalidad, no sea que ofendas o molestes a alguien, muéstrasela al mundo, restriégasela por las narices. Las consultas de los terapeutas están llenas de personas que reniegan de sí mismas y han despreciado su singularidad. La responsabilidad de la autoestima de los demás no debería estar en tus manos (excepto que se trate de tu hijo/a y sea una personita aún), ni la tuya en las suyas, jamás de los jamases.

El uso de los talentos propios es necesario para ser feliz. Quien no  quiere usarlos y hace cosas muy por debajo de sus posibilidades, solo genera frustración, malestar emocional, desidia vital, mediocridad, victimismo, e infelicidad a sí mismo. Jamás tapar los talentos conlleva felicidad o bienestar ni para uno ni para los demás. Puede que la persona se autoconvenza de lo contrario (racionalización), y se haga creer a sí misma que ‘no pasa nada’, pero la procesión suele ir por dentro, y acaba por ‘estallar ‘el volcán’ -todo lo reprimido halla la manera de salir al exterior-, en forma de enfermedad, ira, ‘accidente’, o auto boicot (rebeldía mal entendida).

  • TENER MIEDO AL FRACASO EN VEZ DE ENAMORARTE DEL ÉXITO.

Lo que equivale a pasarte el día rumiando malos pensamientos, llenándote el corazón de dudas e insultos hacia ti. Desautorizándote, y rememorando las veces que te dieron con la puerta en las narices o las calabazas podridas que cosechaste.

  • ALIMENTAR LA AUTOESTIMA Y TENER A RÉGIMEN A TU AUTOVALORACIÓN.  

Si creyeses en ti, esto no te sucedería. Si te dedicases a quedar bien contigo alimentarías tu alma, en lugar de pasarte la vida esperando a que los demás te acepten, aprueben, adoren, motiven, refrenden, premien o amen locamente. Una (aparente) alta autoestima por reconocimiento externo, que no significa en absoluto alta autovaloración, amor a uno mismo. Depender de los demás para que nos alimenten el ‘ego’, es fomentar la codependencia emocional la cual conlleva esclavitud, y ésta, a su vez, conlleva conflicto interno. No se puede estar emocionalmente bien si se es esclavo de la opinión ajena. A todos nos gusta que nos amen y aprecien. Sin embargo, nuestro alimento emocional no debemos hacerlo depender de los demás más allá del 50% y, si puede ser el 20%, mejor.  La solución es tener la despensa emocional llena, y si nos regalan comida, ¡genial! Una manera madura de gestionar nuestro alimento emocional es no pasar hambre, y a la vez, dejarnos agasajar. Hay demasiado mendigo emocional: gente que cada día sale a la calle a mendigar ‘alimento’, cuando podrían perfectamente ocuparse de darse de comer, lo cual es una responsabilidad decisiva para con uno mismo.

 

  • PENSAR QUE EL ÉXITO ES FÁCIL.

Creerte las historias que cuentan algunos de que todo consiste en ‘estar en el momento justo, en el lugar adecuado’─, y nada más. Eso no es así. Cada uno de nosotros paga su precio por alcanzar sus sueños más preciados. Independientemente  de cómo les va a otros, a ti, te irá en función de cómo gestiones tú vida, o sea, que tu experiencia será única, personal e intransferible. Podrás inspirarte en otros, pero solo tú, y nadie más que tú, vivirá tu propia historia.

  • NO TENER VISIÓN A LARGO PLAZO.

Si no sabes adónde vas, adónde quieres ir, adónde no quieres llegar, cómo no quieres llegar, y cómo si te gustaría alcanzar esa meta, ¿cómo podrás trazar la ruta? Pon los ojos en tu meta, y luego retrocede hasta el presente: para ganar la guerra deberás ganar las batallas. O, lo que es lo mismo, alcanzar la meta final pasa por ir alcanzando las sub-metas. Con cada sub-meta conquistada, tu selfworth se potenciará y tendrás ánimos para enfrentarte a la siguiente etapa en tu camino al éxito. La estrategia para alcanzar una meta se asemeja a un viaje con sus etapas: ¿en cuántos días queremos hacer el viaje? ¿Qué sitios queremos visitar? ¿Dónde nos queremos alojar? ¿De qué presupuesto disponemos? ¿Coche, tren, bicicleta…? ¿Cuál es nuestro estilo de viaje? Piensa en cómo haces cuando viajas y tendrás mucha información acerca de cómo es tu estilo (cómo haces) para alcanzar (o para alejarte de…) tus objetivos.

0 Comentarios

Contesta

CONTACTO

Si tienes cualquier sugerencia que hacernos o alguna pregunta sobre el funcionamiento de la página, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Enviando

Copyright © 2016 Woman's Soul | Website Created by El Petit Kraken

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account