Regístrate ahora

y te regalamos este libro


Esclavitud

Esclavitud | Woman·s Soul

Vivimos en una sociedad que nos impone un ritmo frenético, despiadado, sin pausa. Nos inculcan desde niños, mejor dicho, nos bombardean constantemente con mensajes encaminados a dejarnos bien claro cuál es el sentido de la vida y los pasos que tenemos que dar para conseguir el ¨éxito¨. Pero…. ¿Qué es el éxito? ¿Tú lo tienes claro? ¿Te lo has planteado alguna vez? ¿Te has preguntado qué quieres en esta vida? ¿Eres feliz siendo quien eres? Uno de los grandes males de hoy en día es que casi nadie tiene respuesta para esas preguntas, peor aún, casi nadie se las llega a plantear nunca.

Todo está controlado, todo está bien atado. Y se lo ponemos muy fácil a los grandes gurús del marketing con nuestra desidia. Pero no les achaco toda la culpa, hay una culpa individual, hay una falta alarmante de voluntad, de conciencia, de ambición. Y no me refiero a la ambición material, de esa vamos sobrados, me refiero a la ambición personal, humana, aquella que va más allá de lo que tenemos, aquella que se dirige a lo esencial, a lo que somos.

He viajado mucho a lo largo de mi vida y he conocido a muchas personas. Creedme, las miradas más limpias y felices las he encontrado en aquellos que saben realmente quiénes son. Aquellos que viven de acuerdo a sus principios. Esa es la gran libertad.

Personalmente creo que soy el menos adecuado para dar lecciones. No me gusta. No creo en los maestros. Creo en la voz interior del alma, creo en ciertas personas que resplandecen más. Personas que aparecen para despertar la llama de la inquietud, personas con la capacidad de elevarse sobre los convencionalismos, con la valentía del desafío. Porque hace falta más valentía, porque hace falta plantearse cosas y porque muchas veces, la respuesta a esas preguntas supone salir de la zona de confort y eso es algo para lo que no se nos educa, para lo que no se nos prepara.

A veces es una persona, otras veces una situación. A veces un accidente, la enfermedad o la proximidad de la muerte. Otras veces simplemente pasa, algo se despierta dentro, algo que inunda tu alma. Un terremoto que pone patas arribas tu existencia. Y te empiezas a preguntar. Y empiezas a vivir. Hay veces que desearías no haber tenido ese bautismo de conciencia porque realmente lo complica todo. Pero después, con el paso del tiempo, te das cuenta de que se trata de un regalo.

La vida pasa. Los instantes se suceden. Las personas entran y salen de tu vida. Pero no encontramos el sentido.

Escribimos historias, guiones y hacemos películas. Hablamos del amor, de maravillosas historias humanas repletas de sentimientos que observamos y anhelamos. Pero no damos pasos para hacerlas reales. Solo unos pocos privilegiados comprenden, mejor dicho, sienten que no hay límites. Estas personas no observan, estas personas viven esas historias que los demás ven en las películas o leen en los libros. Son especiales. Ellos nacen para recordarnos a los demás que todo es posible. Para susurrarnos que sí, que tú también puedes. Para elevarse y elevarnos por encima de lo estipulado, con grandes alas impregnadas de fe e ilusión.

El resto de las personas, abducidas por una sociedad materialista, las miran desconfiadas. Son unos locos soñadores, dicen. Viven en las nubes piensan. Son unos inadaptados……

Y yo quiero ser así. Necesito ser así. A veces flaqueo, que queréis que os diga, soy financiero, tengo un buen trabajo, grandes compañeros, un buen coche, plan de pensiones, muchos conocidos y algún amigo de verdad. Pero dentro de mí lo sé. Sé que éste no es el camino. Como también sé que en algún momento tendré que hacer frente a lo inevitable. La sociedad nos cierra los ojos pero una vez que se enciende la llama nada puede aplacar las ansias de vivir momentos extraordinarios. Porque si, somos extraordinarios. La vida y la libertad nos está esperando, ¿ A qué esperáis ?

Fuente de la imagen: Pinterest

2 Comentarios
  1. Autor
    José Royo 3 años

    Hola Rosa;
    Muchas gracias por tus palabras. Has dado el paso mas importante, y no creo que tenga que ver con la crisis de los 40 jejeje, mas bien tiene que ver con un proceso de evolución personal. Para mi el hacerse preguntas y plantearse las cosas es vital dentro de ese proceso de evoclución. El incorformismo y la curiosidad son el punto de partida.
    Los que hemos inciado ese camino sabemos que en ocasiones exige sacrificio y valentía pero………no lo cambio por nada. Verdad?
    Un saludo y nuevamente gracias.

  2. Rosa Liñares 3 años

    Totalmente de acuerdo contigo, José.
    Yo, los últimos años (no sé si a eso se le puede llamar la crisis de los 40…) pienso en eso. Cada vez me hago más preguntas. Y me planteo cambios. E intento cultivar más lo interior que lo exterior.
    Creo que podemos hacer muchas cosas maravillosas si cambiamos el chip…
    Me ha encantado tu post.
    Un saludo

Contesta

CONTACTO

Si tienes cualquier sugerencia que hacernos o alguna pregunta sobre el funcionamiento de la página, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Enviando

Copyright © 2016 Woman's Soul | Website Created by El Petit Kraken

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account