Regístrate ahora

y te regalamos este libro


Septiembre.

pupitres antiguos

Y llegó septiembre. El mes más contradictorio. El de los comienzos y los finales. En él confluyen todo un abanico de sentimientos: ilusión, nostalgia, decaimiento, euforia…

Discurre tan lento y tan rápido al mismo tiempo que uno no sabe si viaja en el AVE o en un viejo tren de cercanías destartalado.

Septiembre nos recuerda que se acaba el verano. Y lo hace cada día, robándole minutos al sol. En mi caso, a medida que los días se hacen más cortos, mi energía va disminuyendo. Atrás quedan los días de luz y de horarios amplios y flexibles.

La vuelta a la rutina… Esa palabra de significado dual; puede ser agobiante y al mismo tiempo liberadora, deprimente pero necesaria…

Septiembre evoca recuerdos de la niñez. Aquellos primeros días del mes, repletos de nerviosismo, preparándose para el nuevo curso. Con ilusión, a pesar de llegar el momento de dar carpetazo a casi tres meses de plena libertad. Deseando reencontrarse con los compañeros; amigos a los que no habías visto en todo el verano porque, en aquel entonces, ni siquiera existían los teléfonos móviles (algo sorprendente para los niños de hoy en día…)

Mes de estrenos. Los libros, el material escolar, ropa, calzado… Y aunque el verano estuviese dando sus últimos coletazos y las temperaturas fuesen aún cálidas, no podíamos evitar tener que estrenar aquellas botas o botines (abrigados y todo-terreno) que nuestras madres nos habían comprado para pasar el frío invierno. Aunque aún estuviésemos a 20º… había que estrenarlos.

Ese momento casi ceremonioso de forrar los libros (para evitarles los sufrimientos propios del ir y venir del curso), intentando que no quedase ni una arruga. El olor a libros nuevos… ay, cómo me gustaba (y me gusta)…

Y aunque el año se acerca a pasos agigantados a su fin, parece que es justo en septiembre cuando empieza. El comienzo del curso escolar parece indicar el ritmo de la mayoría de las familias. Incluso abundan las agendas escolares, que poco a poco le van ganando terreno a las de toda la vida, donde el año iba de enero a diciembre, ahora comienza en septiembre y no lo podemos evitar; aunque ya no seamos estudiantes ni tengamos niños en edad de ir al colegio.

Las mañanas de camino al trabajo se vuelven pesadas por culpa del aumento de tráfico que, casualmente, se debe al inicio de las clases, envolviéndonos en esa vorágine de locura que finalizará, con suerte, en junio.

Septiembre… simplemente, me inspira una relación de amor-odio

0 Comentarios

Contesta

CONTACTO

Si tienes cualquier sugerencia que hacernos o alguna pregunta sobre el funcionamiento de la página, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Enviando

Copyright © 2016 Woman's Soul | Website Created by El Petit Kraken

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account