Regístrate ahora

y te regalamos este libro


Tormentas de Verano

Observo una lluvia furiosa caer sobre mi ciudad, como si el cielo se deshiciera y barriera las calles del calor húmedo y el aletargamiento que nos envuelve a todos en esta época. Una lluvia intrusa, que nos molesta porque no es su momento, aunque alivia la pesadez, regalándonos aire fresco.

En mi interior se desencadena un caos, que como estas tormentas de verano surge imprevisible para removerlo todo y arrastrar aquello que no está anclado con suficiente fuerza. Mis pensamientos se revolucionan en un momento en que espero que suceda todo lo contrario, en unos días que bailan al son de un ritmo pausado, que desdibuja las rutinas y roba importancia a casi todo.

Es en esta época de calma, cuando la vida se me vuelve más voraz, como un perro hambriento que aúlla para acallar el murmullo de falsas urgencias que lo atormentan y que a su vez camuflan lo que realmente importa detrás una montaña de obligaciones.

Al final me debilito. Y es en ese estado de agotamiento mental cuando soy más consciente de mí, de algo que debe ser mi verdadera realidad. Y la siento frágil y necesitada de cuidados y mimos, consciente de que es ella quien por su cuenta y sin permiso desata las emociones que me dirigen a los momentos de felicidad o de angustia. Es ella la que decide el estado de mi cuerpo, de mi humor, de mis ganas. Es ella lo importante, porque ella soy yo. Y yo soy lo importante.

Este lado mío rebelde e irracional elige sabiamente el instante, en que bajo la guardia de la adrenalina, para abrir sigilosamente un agujerito entre mis entrañas más profundas, a través del cual surge una voz que pide a gritos una tregua al sinsentido que me arrulla cada día.

Una voz que me exige avanzar con seguridad a través de un camino lleno de baches en los que es fácil que me hunda, y en ocasiones sembrado de montañas ante las que me siento tan incapaz, que el miedo me devuelve a mi escondrijo mental. “Sal de tú cabeza” .

Quiero aprovechar estos días para escoger lo que encaja con suavidad en mi puzzle, y eliminar lo que está ajustado a la fuerza y a punto de desarmar el frágil mecanismo que me sujeta todos los instantes. No quiero resignación cuando afuera el sol brilla y se refleja en mi piel dorada y bonita, que todo lo que desea es que la embadurne de ilusión y buenos momentos.

(Me siento un poco extraña porque no es el mensaje “típico” de buen verano. Aunque espero que ahí fuera haya alguien a quien le ocurra lo mismo que a mí).

0 Comentarios

Contesta

CONTACTO

Si tienes cualquier sugerencia que hacernos o alguna pregunta sobre el funcionamiento de la página, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Enviando

Copyright © 2016 Woman's Soul | Website Created by El Petit Kraken

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account