fbpx

Como el mar

Aún hoy recuerdo ese susurro extraño
que azuzaba en mis oídos;
el consejo que aprendí
de aquel que me mira con mi rostro.

“Cuando llegues a un lugar
se como el mar:
deja siempre algo bueno,
arrastra otro poco
y marca, así, tu impronta.
Luego sigue tu camino”.

Lo inevitable
nunca mira atrás para observar
cuáles fueron sus consecuencias.

BUSCAR