CREER EN LA MAGIA DE LA NAVIDAD

El jolgorio de los niños… 

villancicos por las calles
y por los rincones dormidos
anunciaban como ángeles 
un esperado nacimiento divino.

 
El amor era
la chispa que se encendía
en una realidad perdida
y recorría y envolvía la transparencia
con lucecitas de colores
una cuidad vacía.
 
Farolitos y cantares
como el sol de medio día
endulzaba así mi cuerpo
como rociada por agua bendita.
 
El amor me esperaba,
el corazón me anunciaba
la consciencia ya lo sabia
que mas allá de todo
se pronunciaría Dios
para envolverme como magia
y rescatar mi divinidad merecida
y entonces devolver
a alguien en el camino 
eso que he ganado 
y que me hace ser una con el infinito
para hacer celestial
el mundo por un segundo
y ser entonces parte
de un mismo destino,
en un mismo villancico, 
en un mismo cuento de navidad perdido
refugiada en la atmósfera
de un corazón enternecido,
flotando en la ilusión de volver a casa
y abrazar a aquellos
que todavía creen
y en los milagros recibidos.
BUSCAR