fbpx

La primera

El amor tiene que ser como compartir el postre, una vida a medias que sabe el doble.

El amor es por quien sufres al pensar que es tu avión el que se estrella en mitad de los Andes.

Son los días que recordarás. Los mismos que nunca son suficientes.

Es la capacidad de ser siempre interesante.

La ilusión no perecedera.

Brindar mirando a los ojos.

No quedarte dormido de copiloto.

La letra memorizada de esa canción.

La satisfacción de su compañía.

Los pensamientos en voz alta sobre la almohada.

Las fechas grabadas.

La complicidad de una mirada.

Reconocerse entre la multitud.

No dejar de elegirse y no elegir atraparse, pero hacerlo.

Son los consejos y el mejor consuelo.

Es mirar  y admirar. Entenderse y disfrutarlo.

La paz de su piel al tacto.

Ser trinchera.

El sincericidio.

Los libros dedicados y las cartas correspondidas.

La ausencia del miedo.

La fuerza imparable.

Contar años y sueños.

Cumplir expectativas y palabras.

Tener con quien cumplir y cumplir.

Verse por querer verse.

Verse por no querer dejar de verse.

 

Pero sobre todo, ser siempre una opción, la primera. 

BUSCAR