LA MONTAÑA DE LA VIDA

Que si, que si, que somos lo suficientemente fuertes y valientes para subir la montaña de nuestra vida, por muy alta que esta sea. Con los ojos fijos siempre en la alta cima ya veremos que con determinación, voluntad, coraje y optimismo, podemos subirla.

BUSCAR