fbpx

Salir del dolor

Fue difícil despegarme
de aquello que, una vez, me causó daño.
Aún desde lejos,
aquel pensamiento
me persiguió hasta alcanzarme.
Fue el miedo,
un peso demasiado grande sobre los hombros,
la punzada terrible
que atravesó los pulmones.

Difícil soltar los sentimientos.
Mucho más que andar los pasos
que en un momento, creí imposibles.
El frío de lo desconocido arañó profundo.

Quizás extrañé más la ilusión
que la realidad de lo vivido,
más el recuerdo que todo lo que sucedió.

Hube de crearme de nuevo un yo
sin apoyarme en el pasado ya lejano,
que mantenía atado a mi espalda “por si acaso”.

BUSCAR